QUERÉTARO, Qro., 23 de julio 2021.- El regreso presencial a las aulas obliga a que las familias estén alertas para proteger la salud física y emocional de sus jóvenes, advirtió Diana Ivette Garfias Medina, presidenta del Colegio Estatal de Psicólogos de Querétaro (COEPSIQUE).

Se trata de un proceso que ciertamente resultará complicado para el sistema educativo, las familias y los niños.

Que no se regrese a las aulas también generaría efectos, de ahí que llamó a los padres de familia que se acerquen a especialistas en salud mental, pues ya se observa dificultades entre niños para afrontar el aprendizaje y la socialización.

“Si es que regresan, se suma un reto más a las familias, las familias son quienes tienen que tomar cierta responsabilidad de cómo hacer los procesos, en primera instancia, para evitar la suma de contagios y, en segunda instancia, proteger la salud mental, la salud social y procurar el objetivo principal de la educación: el desarrollo de aprendizaje y de socialización entre los niños”.

Es claro que la sociedad no estaba preparada para la pandemia, ejemplo de ello es que tras el aislamiento aumentaron las atenciones psicológicas por ansiedad, depresión y violencia intrafamiliar.