CIUDAD DE MÉXICO., 19 de septiembre de 2020.- La reutilización de botes de yogur es una práctica común dentro de las cocinas mexicanas. Cuando encuentras estos envases dentro de tu refrigerador, lo más probable es que contengan todo tipo de guisados o frijoles en vez de su producto original.

Aunque esto ya es algo habitual en hogares de todo el país, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) señala que esta forma de almacenamiento de alimentos podría ser más dañina de lo que pensamos.

De acuerdo con la última edición de la Revista del Consumidor, los botes de yogur están diseñados para un solo uso. Si se utilizan de más, existe un mayor riesgo de desgaste, como la aparición de grietas o roturas. A su vez, el deterioro del envase permite la entrada de bacterias dañinas que pueden contaminar tus alimentos y afectar tu salud.

El sitio especializado Unlock Food agrega que los envases de plástico no deben reutilizarse si están dañados, manchados o tienen olores desagradables. Tampoco son lo suficientemente fuertes para usarlos en congelación, descongelación o para lavarlos de manera frecuente.

Continúa en El Universal