*Extesorero en Tulum, con Futuro Promisorio

Argonmexico / La verdad, aunque severa, es amiga verdadera La mayoría de los accidentes carreteros en México se deben a vehículos de carga, remolque, semirremolque y doble remolque. Causan en el país más de mil 600 accidentes al año y más de mil decesos. México, séptimo lugar por el mayor número de accidentes viales, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), alerta que la fatiga de los conductores de estos vehículos, es causa preponderante en accidentes. “Casi todos los países regulan la cantidad de horas al volante y los tiempos de descanso para los choferes comerciales; pero en México no existen límites legales sobre tiempos de manejo continuo”.

En los últimos años se han incrementado los accidentes en carreteras, donde se involucran vehículos pesados, sobre todo del centro del país, en su ingreso a la ciudad de México. Si bien, la principal causa de los siniestros, se debe al factor humano; también urge regular la norma, para que no circulen a la libre los tractocamiones del infierno.

Mientras en Europa se impide la circulación de tráilers en las carreteras, todos los días vemos por los caminos de México camiones que exceden las dimensiones internacionales y que circulan sin ningún control real. Aunque otro factor lo representan las malas condiciones de las carreteras y, por supuesto, la antigüedad de esos monstruosos vehículos.

Se requiere concientizar y evidenciar la necesidad de un estricto control en el tránsito de este tipo de tractocamiones, para no solo evitar las millonarias pérdidas económicas anuales, por los siniestros que ocasionan, sino disminuir además la irreparable pérdida de vidas humanas por esas causas.

Es de verdadera situación de emergencia no asumir como cotidianas escenas de tractocamiones atorados en pasos a desnivel en el Viaducto o e Periférico de la CDMX, con los tremendos caos viales que generan.

O, peor aún, con esos fatídicos transportes que circulan a alta velocidad, hasta 9 kilómetros en sentido contrario en el segundo piso del periférico, cuando el conductor apenas tiene 21 años de edad, como han descubierto videos populares. Entonces, las autoridades evaden su responsabilidad para justificar su falta de acción.

Ante ese panorama, al presentar una iniciativa que reforma la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal, la diputada priísta Lorena Piñón agarra al toro por los cuernos y propone prohibir la circulación de autotransporte de carga con doble articulación, remolques o semirremolques en carreteras del país.

Con ese objetivo, la legisladora tricolor presentó una iniciativa que adiciona el artículo 51 Bis y modifica el 6, de la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal. Acompañada de legisladores priístas y de su coordinador parlamentario, Rubén Moreira Valdez, acusó que prohibir el doble remolque es preventivo en el ámbito social, económico y ejecutivo.

“Los dobles remolques con sus 70 toneladas dañan los puentes, que costaría más de 10 mil millones de pesos remplazar una parte significativa de los mismos en el país, porque están construidos para soportar poco más de 66 toneladas”.

También pretende que los autotransportes de carga de procedencia extranjera cumplan con las dimensiones establecidas para circular en las carreteras y caminos del territorio nacional. Repuso que en los últimos 10 años se han presentado más de 20 iniciativas que, desafortunadamente, “por corrupción” no han sido discutidas y aprobadas.

Al argumentar que, al eliminar el uso del transporte de doble remolque, se garantizan condiciones de seguridad para las personas que viajan en otras unidades, transeúntes y los mismos operadores de las unidades.

Ante ello, Rubén Moreira Valdez señaló la importancia de aprobar esta iniciativa, ya que se evitarían muchísimas muertes y daños entre vehículos; así como el deterioro de los caminos, puentes y carreteras del país, sobre todo en aquellas de circulación doble.

“Es importante que se difunda para que haya una conciencia de que aquí, en la Cámara de Diputados, queremos resolver un problema que ha quitado la vida a muchas personas y que está dañando la economía. ¡No hay pretexto!”. Es una lucha que enarbola desde hace años el gran comunicador, Héctor Gandini, con el dolor a cuestas

No es común hallar gente con talento… El actual recaudador de rentas de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) en el municipio de Tulum, Edgardo Díaz Aguilar, se ha convertido sin duda en uno de los principales activos políticos del estado que llamará mucho la atención en el 2022; por lo que le es recomendable no perderlo de vista.

El extesorero de la anterior administración municipal en Tulum, entregó cuentas claras y transparentes, se visibilizó en esa demarcación, en gran medida por el apoyo constante que imprimió a las comunidades de la zona maya, como al sector empresarial y comercial; siempre pensando en resolver de la manera más eficiente posible los problemas de la gente.

A Edgardo Díaz se le ha visto en fechas recientes muy bien acompañado por la clase política del gobierno federal y de gente cercana al municipio, con el propósito de buscar establecer puentes para responder las gestiones que los tulumnenses le exponen.

En la toma de posesión de Mara Lezama, alcaldesa de Cancún, a Edgardo se le vio arropado políticamente por Yeidckol Polevnsky, diputada federal y líder moral de Morena, quien manifiesta sin reparo alguno su amistad y cercanía al político quintanarroense.

Y recientemente se le ha observado con el político morelense cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador, Rabindranath Salazar Solorio, Subsecretario de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos, quien reconoce el trabajo activo, fecundo y profesional del también extesorero General del Estado.

No es circunstancial que éstas dos personalidades de la política nacional, entre otras, acompañen a Edgardo Díaz en su andar. Algo le ven, por lo que desde ahora no hay que perderlo de vista. Tiene cualidades y capacidades poco comunes. En la política, lenguajes y señales tienen múltiples sentidos…

[email protected] y [email protected]