SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 2 de agosto de 2019.- La juventud es devorada por la adicción, vagancia y criminalidad a consecuencia de una generación de padres “barco”, personas completamente desentendidas de su compromiso familiar y social para la formación de sus hijos, derivado de ello va en aumento la cifra de adolescentes drogadictos y criminales que acaban presos o muertos.

Es el panorama que describe el presidente de la asociación Fortaleza para Padres de Familia, Hilario Zúñiga Ventura, quien ha dedicado los últimos 15 años a promover la responsabilidad entre tutores de toda la entidad para intentar reducir diversas problemáticas sociales.

“Es triste ver a jovencitos(as) muertos por inmiscuirse en prácticas delictivas, eso nos deja un claro mensaje de que como padres estamos fallando y no parece importarnos en dónde, con quién y en qué están metidos nuestros hijos; para mí está claro que los papás de esos adolescentes no tienen amor ni siquiera por sí mismos y por lo tanto, tampoco fueron capaces de querer a sus hijos”, precisó.

Más información en Quadratín SLP