VATICANO., 13 de febrero de 2019.- El diario italiano Corriere della Sera publicó parte del contenido de una carta que el Papa Francisco envió a Nicolás Maduro, luego que el presidente le pidiera su mediación ante la crisis en Venezuela, una vez que Juan Guaidó se autonombrara como mandatario encargado.

En un artículo publicado este miércoles por el periodista Massimo Franco, se explica que en la carta de dos páginas y media, el Pontífice omitió la palabra Presidente, puesto que fue dirigida al “Excelentísimo señor Nicolás Maduro”.

Según detalla la Agencia Católica de Informaciones, en el documento, fechado el pasado jueves 7 de febrero, el Santo Padre afirma que hubo otros “que intentaron encontrar una salida a la crisis venezolana. Sin embargo, todo se interrumpió porque lo que se acordó en las reuniones no fue seguido por gestos concretos para realizar los acuerdos y las palabras parecían deslegitimar los buenos propósitos que fueron puestos por escrito”.

Las palabras del Papa se refieren a la participación del Vaticano en el 2016 como facilitador del diálogo -promovido por la Unasur- entre el Gobierno y la oposición. La Santa Sede envió a Monseñor Paul Tscherrig y luego a Monseñor Claudio María Celli.

Sin embargo, este último decidió en enero de 2017 no volver a Venezuela debido al incumplimiento de los acuerdos de octubre de 2016.

El 11 de febrero pasado, el Vicepresidente y Secretario de la Pontificia Comisión para América Latina, Guzmán Carriquiry, recordó que estos acuerdos contemplaban “la apertura de canales humanitarios para salir al encuentro de las necesidades de la población y aliviar sus sufrimientos, la convocatoria dentro de plazos próximos y realistas de elecciones libres y transparentes, el reconocimiento de la Asamblea Nacional (controlada por la oposición), la liberación de presos políticos y el fin de violencias y represiones”.

En la carta difundida por el Corriere della Sera, el Papa Francisco reitera que está a favor de la mediación, “no de cualquier diálogo sino de aquel en una mesa cuando las distintas partes en conflicto ponen el bien común por encima de cualquier otro interés y trabajan por la unidad y la paz”.

Los acuerdos de octubre de 2016 también fueron recordados en una carta enviada en diciembre de ese año por el Secretario de Estado del Vaticano y ex nuncio en Venezuela, cardenal Pietro Parolin.

En la carta del cardenal Parolin, dice el Papa: “la Santa Sede señaló claramente cuáles eran los presupuestos para que el diálogo fuese posible, una serie de pedidos que consideraba indispensables para que el diálogo se desarrollase de manera provechosa y eficaz”.

Esas condiciones, prosigue el Papa, “junto a otras que desde entonces se han añadido como consecuencia de la evolución de la situación” son más necesarias que nunca, especialmente para “que se evite siempre cualquier derramamiento de sangre”.

Continúa en Quadratín México