CHICAGO, EU., 1 de febrero de 2019.- El norte de Estados Unidos sufrió ayer de nuevo temperaturas polares que obligaron a las autoridades, por segundo día consecutivo, a cerrar escuelas, suspender vuelos y trenes, y abrir refugios de emergencia para los más vulnerables. Informa AFP y EFE.

La ola de frío, provocada por un viento polar del Ártico que afecta a unas 60 millones de personas, ha dejado un saldo de 21 muertos desde el fin de semana, de acuerdo con The New York Times.

Las temperaturas cayeron incluso a -45 grados en el norte del país. La provisión de gas natural estaba bajo amenaza en Michigan y Minnesota, donde se pidió a los residentes reducir su consumo en la medida de lo posible. También se reportó que tuberías de agua congelada se rompieron en Detroit y partes de Canadá.

La cadena de televisión CNN dijo que desde que el martes se inició la tormenta polar, unos 6 mil 400 vuelos, de ellos 4 mil 100 en Chicago, han sido cancelados en todo el país a consecuencia del clima. Se espera que lastemperaturas bajo cero empiecen a remontar a partir de hoy, pero el frío no cederá rápidamente en al menos 12 estados.

Continúa aquí