QUERÉTARO, Qro., 07 de mayo de 2020.- Querétaro reformó su Código Penal para, entre otros puntos, sancionar a quienes salen de sus hogares por temas que no son urgentes, pese a ello, el Colegio San Miguel, ubicado en la capital queretana, continúa obligando a sus docentes a que vayan a las instalaciones para dar clases en línea y dejar grabadas cápsulas de asesoría para los alumnos.

La obligación de asistir a la escuela inició una vez que concluyó el periodo vacacional.

Existe temor de quienes ofrecen sus servicios en la escuela de ser despedidos, que se les quiera reducir el salario por negarse a ir; que se queden sin apoyo en caso de ser multados o arrestados por incumplir con la ley o, lo que es peor, contagiarse y con ello, llevar al Sars-Cov-2 a sus familias.

Esa ultima situación hipotética se vería agravada debido a que la escuela no les ofrece prestación alguna, se indicó en la denuncia.

Hay personal que debe acudir todos los días a la escuela, por ejemplo, el que debe recibir los pagos de los padres de familia, mientras que los docentes deben turnarse para ir a grabar y dar sus clases en línea, cumpliendo con un horario de 9:00 a las casi 14:00 horas.

Se turnan los días para acudir a las instalaciones los 5 maestros de preescolar y los 7 de primaria; la persona responsable de recibir los pagos a los padres de familia debe acudir todos los días, las directoras van casi diario y, desde antes del regreso de vacaciones, están obligados a acudir dos veces a la semana los dos asistentes de preescolar y las dos personas responsables del aseo.