DETROIT, EU, 26 de mayo 2017.- Un musulmán que acusó a la cadena de pizzerías Little Caesars de servirle una pizza de pepperoni de cerdo entabló una demanda por 100 millones de dólares. Informa AP.

Según la demanda presentada el jueves en la corte del condado de Wayne, la pizza vendida en Dearborn, un suburbio de Detroit, llevaba el rótulo “halal”, lo que significa que cumplía la ley alimentaria islámica y que por lo tanto no debía contener cerdo.

Little Caesars “aprecia nuestra relación con clientes de todas las religiones y culturas” y cree que la demanda “carece de mérito”, dijo la cadena de pizzerías en un comunicado.

Lee más AQUÍ