QUERÉTARO, Qro., a 14 de Julio de 2016.- Las obras del pintor Charles Michel (Bélgica, 1874-México 1967) no sólo son las de un hombre feliz, sino las de un artista polifacético, de enorme destreza en su paleta, espléndido retratista, que creó parte de esos trabajos en México, subyugado por la luz, el color y las formas de este país.

Así presentó la directora del Museo Nacional de San Carlos, Carmen Gaitán, al protagonista de la exposición Charles Michel: postimpresionista belga en México, que mañana se inaugura en ese recinto.

En 1922 Charles Michel llegó a México, invitado por el entonces titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Alberto J. Pani; el pintor quedó tan encantado con el país que decidió permanecer un año para recorrerlo y pintar sus paisajes y su gente. De regreso a Bélgica, Michel deslumbró con sus obras al público y la crítica europea, que de inmediato lo apodó El Mexicano, publica La Jornada.

Charles Michel abordó el impresionismo, el postimpresionismo, pero cuando le preguntaban cuál era su estilo o a qué escuela pictórica pertenecía respondía que, simplemente, formaba parte de la corriente de la libertad.

La exposición reúne unas 160 obras: óleos, esculturas, dibujos, grabados, fotografías, cartas, cuadernos y objetos que recrean el estudio del pintor.

Más información AQUÍ