QUERÉTARO, Qro., 26 de mayo de 2020.- Muchas Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyME) ya no podrán reabrir tras el término de la emergencia sanitaria, ante la falta de flujo económico que les generó, de las que no quebrarán varias se ven obligadas llegar a acuerdos con sus trabajadores para cumplir con el pago de utilidades, valoró Lorena Jiménez Salcedo, presidenta por Querétaro de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

De los agremiados a la Coparmex Querétaro, 60% son MiPyME, la mayoría en servicios generales, lo que abarca diferentes rubros, entre ellos: servicios, manufactura, automotriz y turismo.

Ahondó que se obtuvo del gobierno estatal ayuda con el Impuesto Sobre la Nómina, verificación, tenencia y agua gratuita, pero esos apoyos aún resultan insuficientes, de ahí que Coparmex continúa insistiendo en contar con estímulos federales para realmente generar un círculo virtuoso, para evitar que crezca la informalidad y el desempleo.

PROTOCOLOS

Sin indicar el número, adelantó que las empresas agremiadas ya preparan sus protocolos para remitirlos al gobierno federal, con la esperanza de obtener la autorización de reactivar sus labores, punto en el cual resaltó que se trata de un recurso que se deberá contemplar dentro de los costos de producción.

Las empresas deberán reeducar a sus proveedores y clientes, declaró al ahondar que el sector que ya realiza procesos muy efectivos en seguridad e higiene es el de la agroindustria.

Por último lamentó que pese a Querétaro encontrarse en su nivel más alto de contagios continúa revelándose información sobre la clausura de fiestas, reuniones que hablan del egoísmo que existe en una parte de la población, que impide reactivar la vida económica.