QUERÉTARO, Qro., 26 de mayo 2020.- El presidente de la Federación Mexicana de Tenis, Mario Chávez, ha vivido los primeros meses de su gestión en medio del conflicto y descontento del sector, tras su llegada el pasado mes de abril.

Mal influenciado por abogados y sin mostrar ninguna disposición al dialogo, ha buscado resolver los conflictos en los tribunales, sin importarle los daños colaterales; cómo podría ser un proceso legal largo, desgastante y que podría polarizar el tenis de México.

Además, no cuenta con el apoyo de la Federación Internacional de Tenis, ni del Comite Olímpico ni de la Confederación Deportiva Mexicana, más que de la CONADE, la cual utiliza para fines personales tanto de él como de los dirigentes.

Su llegada a la presidencia de la FMT tampoco fue clara, pues él mismo de propia voz, y en una entrevista que realizó el pasado mes de Abril por redes sociales frente al jugador ATP Santiago González, reconoció que se enteró desde el 13 de Diciembre 2019 sobre la Convocatoria para elecciones que emitió la FMT, y luego pidió como pretexto elecciones limpias.

Durante su gestión, ha manipulando a un grupo de Asociaciones mal informadas, a las cuales se presentó como presidente Interino, sin existir en los estatutos de la propia Federación.