MÉXICO, 18 de noviembre del 2016.- México sigue inmerso en una cultura religiosa que evita dar el paso evolutivo hacia una cultura compatible con la ciencia, aseveró Marcelino Cereijido Mattioli, investigador emérito del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional, informó La Jornada.

Enfatizó que mientras países desarrollados se apoyan en la ciencia para resolver sus problemas, los que están en desarrollo primero tratan de solucionarlos y después dar apoyo al conocimiento científico.

Debería estar prohibido hacer que un niñito de cinco años se arrodille y se golpee el pecho hasta que reconozca que por su culpa ha condenado a toda la humanidad. A eso se le llama intoxicación.

Más información AQUÍ