CIUDAD DE MÉXICO, 18 de febrero de 2019.- Ya se preveía que el Grupo mayoritario de Morena en el Senado de la República, y aliados, se impondrían en la aprobación de la minuta con proyecto de decreto que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Constitución, en materia de Guardia Nacional.

Poco escucharon a las recomendaciones de académicos, víctimas, colectivos, expertos y organizaciones de la sociedad en modificar un mando estrictamente civil y no militar.

Con la ausencia de los senadores de oposición —PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano—, las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos, Segunda, avalaron el dictamen con diez modificaciones.

Aunque se reformó el párrafo décimo del Artículo 21 para establecer que, “las instituciones de seguridad pública, incluyendo a la Guardia Nacional, serán de carácter civil, disciplinado y profesional”, la contradicción se indica más adelante del mismo apartado: “La ley determinará la estructura orgánica de dirección de la Guardia Nacional la que tendrá una Junta de Jefes de Estado Mayor compuesta por integrantes de los ramos de Seguridad, Defensa Nacional y Marina”.

Lee más en Quadratín México