QUERÉTARO, Qro., a 17 de Julio de 2016.- La historia de esta producción se remonta al siglo XX, cuando se comenzó a fabricar whisky artesanal en esta isla, pero no fue sino hasta 1923 que nació la industria japonesa de whisky como tal, con la construcción de la Destilería Yamazaki, del grupo Suntory, la primera destilería oficial. Shinjiro Torii es conocido como el padre del whisky japonés y también es el fundador de dicha empresa. Masataka Taketsuru, otro de los padres de este licor, trabajó con Torri durante muchos años.

Más tarde, en 1929, se puso a la venta el primer whisky japonés genuino, bajo esta marca. Un whisky de malta que, en principio, no triunfó debido a su sabor ahumado, muy fuerte para el delicado paladar japonés. Sin embargo, en 1937 apareció Kakubin, una botella representativa de Suntory que contenía un sabor más delicado, mismo que sí agrado a la población, publica Forbes México.

 

Lee más aquí