BRASIL., 22 de agosto de 2019.- Los incendios que han arrasado con partes del Amazonas en los últimos podrían ser el escenario de “muerte” del fin del mundo en el que la selva comienza a arrojar carbono a la atmósfera y acelera aún más el cambio climático. 

En lo que va del año se han registrado más de 70,000 incendios en el Amazonas, lugar que produce más del 20% del oxígeno en el mundo, amenazando a los millones de animales que viven dentro de la selva. 

La destrucción del Amazonas no sólo implicaría dejar de producir oxígeno, sino que desataría un ciclo inverso que empeoraría el cambio climático. 

Un proceso de desaparición en el que el cambio climático acelera la pérdida de árboles y cambia el paisaje podría comenzar sólo con algo como la destrucción del Amazonas, coinciden científicos, de acuerdo con The Intercept

Continúa en Forbes México