Con un vuelco en el corazón y la triste cruzada de los  niños

                                                       Teresa Gil

                                           [email protected]

La  cruzada de  miles de niños que atraviesan países extraños para recuperar de un país final, lo que les quitó, no es solo un fenómeno de América.  En todo el mundo la niñez se moviliza a veces acompañada otras veces no, para penetrar países que se enriquecieron a costa de sus riquezas, de la explotación de su gente, de la imposición de reglas comerciales, políticas y sociales. Es la búsqueda de la reivindicación  de lo que fue propio. Estados Unidos tiene en su poder a 20 mil 273 niños migrantes. Y de cara al mundo que en algunos casos es hipócrita y se muestra escandalizado, el  nuevo presidente Joe Biden, está tratando de crear paliativos para determinar que hacer con tantos infantes. La política de Donald Trump de separar familias y después perder los contactos de padres e hijos, se pretende remediar con nuevas formas de enfrentar el proyecto o bien de dorar la píldora mientras esos niños se integran o regresan a sus países. Debe ser terrible la situación de los países expulsores, para que las familias, sobre todo las madres, dejen ir a sus hijos algunos en la primera infancia. Se han detectado niños de tres años incluso, pequeños que a lo mejor formaban  parte de la gran habitación de la calle, ya abandonados en un primer momento. Están los que van acompañados de sus padres y  se lanzan a los ríos y algunos se ahogan o terminan en  manos de la trata o en mazmorras de pueblos donde su condición  física se deteriora.

EN LAS VIEJAS CRUZADAS TAMBIÉN IBAN  NIÑOS. MILES MURIERON

Aquel largo caminar de los que llevaban una  cruz roja pegada a sus ropas, abarcó  alrededor de tres siglos. Fueron en total nueve cruzadas y muchos de los caminantes llevaban a sus familias completas. La historia trata de puntualizar el fin primordial de recuperar los llamados  lugares santos en el mediterráneo oriental, en manos de los musulmanes, pero el análisis va más allá. Es cierto que los papas querían  recuperar lo que viene a ser el centro de su actividad los mentados lugares de santidad, pero la movilización desembocó en  fines económicos, culturales y deseos de instalarse en otros países. Esa movilización que se realizó los siglos XI al XIII, más de 300 años, se reflejó en muchos cambios para los países involucrados, vasallaje en primeras décadas del feudalismo y sus poderíos, cambios paulatinos en la estructura social que vaticinó la cercanía de una clase burguesa que enseñaba sus narices, culturas que se enriquecieron con la influencia árabe y bizantina, rutas comerciales que se abrieron y al final se expandieron, el surgimiento de razas entreveradas a través del mestizaje, entre otros efectos. Las cruzadas migrantes que ahora se ven, pueden tener alcances personales y sociales importantes por el aporte que hacen muchos con su trabajo, su creatividad y su inteligencia y ante la fatal postura de los teóricos de que la migración es eterna, la pregunta que se hace en ese caminar por  nuestros senderos hacia el imperio gringo, ¿que pasará con México país víctima que en franca solidaridad abre el abrazo del asilo, pero que en este caso donde los viajantes tienen  otro fin y propósito, seguirá siendo el refugio tan golpeado para que muchos remedien sus ansias?

CON UN VUELCO EN EL CORAZÓN; NIÑOS QUE SE QUEDARON CON SUS SUEÑOS

 No todos los niños migran a otros países. Hay muchos que lo hacen en sus sueños, en sus juegos, en sus amistades infantiles y en sus familiares preferidos. Esos recuerdos les sirven a los adultos también para regresar a esos sueños en una migración al pasado que tiene felicidad, humor, pero a veces tristeza. El libro Con un vuelco en el corazón editado por Escritores de Sonora A.C.(Editorial Garabatos S. A. 2008) es una antología de cuentos en el que participan diecisiete escritores en el proyecto Un escritor en tu escuela. La narrativa se desliza en las escuelas primarias y secundarias, con recuerdos de juegos, anécdotas de maestros, añoranza de abuelos, de pleitos infantiles, de primeros amores y desde luego un tema que para muchos era tabú, el niño que desde su primera infancia tiene preferencias sexuales diferentes. Es un bonito libro de relatos sencillos, sin exceder en lenguaje literario, claro, agradable, que tiene la presencia de personajes de la escritura sonorense que ahora brillan  como destacados escritores: Miguel Ángel Avilés Castro, Rubén Meneses Jiménez, Esteban Domínguez, Juan Diego González, Eve Gil, Javier Munguía, Carlos Moncada Ochoa,  Cristina Rascón Castro,  Sylvia Aguilar Zéleny,  Luis Enrique García, Margarita Oropeza, José Luis Barragán Martínez, Ignacio  Mondaca Romero, Blanca Rosa López Martínez, Omar Cadena, Emilio Robles Burgos y Sergio Valenzuela. Uno de los promotores de la obra, Ignacio Mondaca Romero, escribió en la dedicatoria del libro que me regaló: “constructora de historias”. Quizá leyó mis crónicas.