QUERÉTARO, Qro., 25 de mayo de 2020.- Resultan insuficientes los programas de los gobiernos tanto federal como estatal para reducir los contagios por el virus del Sars-Cov-2 y atender las necesidades que surgen en las familias ante el confinamiento, sostuvo el diputado local priista, Hugo Cabrera Ruiz, quien apuntó que tras las restricciones aprobadas por ambos gobiernos federal surgió la desobediencia de una buena parte de la población que se expone al salir a la calle, con el argumento de que necesita trabajar para mantener a sus familias.

“Las decisiones tomadas por los ejecutivos federal y estatal han sido insuficientes, eso es indiscutible, medianamente han propuesto y ejecutado programas emergentes paliativos, acompañados de campañas de comunicación que en los hechos parecieran más interesados en publicar que los gobiernos sí están haciendo algo que en la efectividad de tales programas. Los empleos se han perdido de manera sostenida”.

Resaltó que el propio Mario Ramírez Retolaza, secretario del trabajo, reveló que ya hay mil 405 quejas por despido injustificados y 24 mil empleos perdidos en la entidad.

A esas quejas se suma que el propio gobierno federal debió ordenar, a través de amparos, que gobierno del estado entregue el equipamiento básicos para que realice su labor personal médico, omisión terrible de la Secretaría de Salud que, estimó, provocó los 221 contagios entre personal de salud.

Fue un acierto privilegiar la salud por sobre la economía, pero la verdad es que la mala situación económica irá en incremento, de ahí que se requieren verdaderas acciones programadas para ayudar a las familias, que realmente tengan tanto salud como certeza de que no tendrán que exponerse a salir a la calle para llevar comida a su mesa.