CIUDAD DE MÉXICO., 27 de febrero de 2020.- Hackers habilitaron el portal Dopple Leaks, en la Deep Web, como represalia contra empresas que fueron atacadas con ransomware para vulnerar sus servidores, pero que se resisten a pagar a los cibercriminales un rescate por liberar esos equipos.

En el caso de Pemex, hackeada en noviembre, la exigencia es de 565 bitcoins (4.9 millones de dólares).

En el portal se exhiben datos, planos de infraestructura y trabajos corporativos de varias firmas, entre ellas la petrolera, así como información de proveedores, clientes y datos personales de empleados. Como presión para cobrar la extorsión, los hackers amagan con publicar todos los datos robados.

Los operadores de ransomware han dicho que este nuevo sitio está en ‘modo de prueba’, y actualmente se utiliza para ‘avergonzar’ a sus víctimas y publicar algunos archivos robados a quienes no pagaron”, explicó en entrevista Lawrence Abrams, experto en ciberseguridad.

FILTRAN INFORMACIÓN DE PEMEX EN LA DEEP WEB

Datos, planos de infraestructura y trabajos corporativos de varias empresas, entre ellas Petróleos Mexicanos, así como información de proveedores, clientes y datos personales de los trabajadores están siendo ofrecidos en el portal Dopple Leaks en la Deep Web, como represalia a que compañías no pagaron a hackers que usaron el DoppelPaymer Ransomware para vulnerar servidores.

Continúa en Excélsior