QUERÉTARO, Qro., 20 de mayo de 2019.- Lo que hoy debía ser fiesta y celebración por el cumpleaños número 20 de Jesús, se convirtió en una marcha en su memoria, donde familiares, amigos y conocidos pidieron paz y justicia, luego de que el pasado 7 de mayo murió atropellado tras huir de unos asaltantes en avenida 5 de febrero.

Vestidos de blanco y con pancartas, se reunieron en Universidad y Ezequiel Montes para recorrer el centro histórico y llegar a Plaza de Armas, donde cantaron las mañanitas y pidieron resultados en materia de seguridad.

Jesús era estudiante de fisioterapia, Gonzalo, su tío, recordó que hace cuatro años su sobrino había sufrido de Ataxia, una enfermedad provocada por un virus en el cerebro que le impidió la movilidad de sus extremidades. Con ayuda de un especialista salió adelante, y buscó estudiar una carrera similar para ayudar a quienes sufrieran de movilidad, hasta que hace unos días su sueño se vio truncado.

A dos semanas de los hechos, Lizbeth, su hermana, manifestó que no ha habido acercamiento de las autoridades ni avances en la investigación, pues recordaron que existió un segundo asaltante que escapó del lugar, sin que se sepa su paradero.

Hoy, saben que no podrán regresar la vida de Jesús, pero exigieron compromiso para regresar La Paz, y que más familias no padecieran el trago amargo por el que ellos atraviesan.