CIUDAD DE MÉXICO, 10 de abril de 2021.- Sin duda, la corrupción es algo que afecta las condiciones en Centroamérica de una forma importante, pues tiene un impacto de desanimar a la población y contribuir a la sensación de que no tienen futuro en sus países, advirtió Ricardo Zúniga, enviado especial del Departamento de Estado para el Triángulo Norte, del gobierno de Estados Unidos de Joe Biden. 

En enlace desde el Centro de Medios de las Américas del Departamento de Estado de los Estados Unidos en Miami, Florida, Zúniga consideró que el fenómeno migratorio tiene que ver con la percepción de la impunidad de que las personas en posiciones poderosas pueden actuar sin freno cuando cometen actos deshonestos. 

Tras su reciente viaje a Guatemala y El Salvador, así como los esfuerzos del Gobierno Biden-Harris para abordar las causas fundamentales de la migración en la región, enfatizó: “no estamos tratando de imponer un modelo de los Estados Unidos, estamos ayudando a nuestros socios a implementar sus propias leyes y sus propios compromisos”. 

Es decir, no es algo ajeno la lucha contra la impunidad y contra la corrupción, pues al contrario, dijo que en lo últimos años se ha colaborado en Centroamérica, dando pleno apoyo a los actores nacionales, fiscales, jueces, investigadores, policías, periodistas y otros que han mostrado un compromiso con la lucha contra la corrupción. 

“Para nosotros es obvio que para tener esas condiciones, una parte de ellos es tener un Estado de derecho. Lo que estamos haciendo en cada país de las Américas es apoyar a los que están tratando de consolidar ese Estado de Derecho”, puntualizó en conferencia telefónica. Zúniga detalló sobre el encuentro que sostuvo con el Canciller de Honduras, Lisandro Rosales, con quien dialogó sobre asuntos de interés mutuo.

“Siempre hablamos de casos de corrupción y la importancia de atender a esos problemas como una forma de mejorar las condiciones del país”, comentó.

Lee más en Quadratín México