SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 13 de octubre de 2019.- Destrozadas física y mentalmente por el abuso sistemático al que son sometidas, más mujeres menores de edad han denunciado ser víctimas de estupro, delito cometido principalmente por familiares o amigos cercanos -mayores de edad- que logran manipularlas para consumar violaciones sexuales.

Estadísticas de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEEAV) no sólo revelan que las agresiones de tipo sexual han aumentado más del 300 por ciento en el último año, sino que alertan el incremento de esta estrategia de los abusadores para reducir las posibilidades de ser llevados ante la justicia.

Dicho acto se caracteriza porque personas adultas logran manipular a menores de edad para consentir las relaciones sexuales, disfrazando así el delito de violación.

Más información Aquí