QUERÉTARO, Qro., 08 de mayo de 2019.- Los derechos o valores sociales de la igualdad y la libertad que son fundamentales a la hora de hablar de democracia son dos conceptos que chocan y se limitan unos con otros, explicó Roberto Lara Chagoyán, director del Centro de Estudios Constitucionales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

El académico señaló que tener una democracia perfecta es prácticamente imposible pero sí se puede acercarse a ella en medida que se garantiza un equilibrio entre la liberta y la igualdad del individuo.

«Si tenemos toda la libertad, por ejemplo, de matar a alguien, de apropiarnos de las cosas de los demás o hacer lo que nos de nuestra regalada gana eso sería un máximo de una libertad preinstitucional, previa al contrato social (…) pero lo que está en detrimento por una libertad absoluta es la igualdad. A mayor libertad menor igualdad, porque pisoteas los derechos de los demás», dijo.

En este sentido, el experto refirió que el papel de los tribunales como la Suprema Corte de Justicia de la Nación tienen como objetivo perseguir este equilibrio y defender los acuerdos sociales planteados en la Constitución.