MADRID, Esp., 8 de enero de 2019.- Versoix. Ciudad de 13 mil habitantes en el cantón de Ginebra, Suiza. Famosa por su lluvia helada y por su trozo de lago Lemán. La ciudad donde nació, creció y delinquió el chico con familia de Vallecas, Madrid, acusado de estar detrás del último atentado terrorista en Marruecos: el asesinato de dos jóvenes turistas europeas en las montañas del Atlas el pasado 17 de diciembre.

En su pasaporte español se llama Kevin Zoller Guervos. Después se convirtió en Abdellah. Pero no se manchó las manos. No era uno de los cuatro hombres que degollaron con un cuchillo a la danesa Louisa Vesterager Jespersen, de 24 años, y a la noruega Maren Ueland, de 28, mientras dormían.

Ni ha salido en el video con la bandera del Daesh de fondo prometiendo fidelidad al autodenominado Estado Islámico. Kevin, de 25 años, fue el que «adiestró» a los ejecutores, según la policía marroquí. El encargado de reclutar a muyahidines para volver a sembrar el terror en el reino de Mohamed VI siete años después del último atentado yihadista (abril de 2011, Marrakech, 17 muertos al explotar una bomba).

Continúa en Milenio