QUERÉTARO, Qro. 29 de noviembre del 2016.- Una larga noche de sueño consolida la memoria y dificulta la supresión de emociones negativas asociadas a ciertas vivencias traumáticas, según describe un estudio publicado hoy en la revista NatureCommunications, informó Sin Embargo.

Durante el sueño, el cerebro reorganiza la información adquirida durante las horas de vigilia, que se almacena en los canales de la memoria a largo plazo.

Ese mecanismo hace que la eliminación de recuerdos negativos, una capacidad crucial para la salud mental, sea más complicada cuando la memoria tiene tiempo de consolidarse durante el descanso.

Más información AQUÍ