GUADALAJARA, Jal., 4 de marzo de 2021.- Con el objetivo de generar conciencia, el 4 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Obesidad, un problema de Salud que en plena pandemia de Covid 19 adquiere mayor relevancia.

Siete de cada 10 mexicanos tienen problemas de sobrepeso y uno de cada tres menores de edad, situación que es más grave por el confinamiento del último año, afirmó la Nutrióloga del Programa de Enfermedades Cardiometabólicas de la Secretaría de Salud Jalisco, Mayra Elizalde.

“La curva de sobrepeso y obesidad en México ha ido en aumento, eso es una realidad, no sería sorpresivo que para la siguiente encuesta a raíz de todo lo que se ha vivido en la pandemia haya un aumento en la incidencia de sobrepeso y obesidad.”

La especialista de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) recordó que si algo ha ensañado esta epidemia, es que una mala nutrición y por lo tanto tener unos kilos de más sí es determinante para cuadros más graves de Covid 19. El 26.21 por ciento de los fallecimientos en la entidad fueron personas con problemas de peso.

Consideró que no es exagerado afirmar que la obesidad y el sobrepeso es la primera gran pandemia en México, porque además del riesgo por Covid 19, representa peligro de otras enfermedades crónico degenerativas como diabetes e hipertensión.

La obesidad o el sobrepeso se determinan midiendo el índice de masa corporal de la persona que se calcula en función del peso y la altura, se considera saludable de 18.5 a 24 puntos, sobrepeso a partir del 25 y obesidad a partir del 30.

Mayra Elizalde explicó que este problema es multifactorial, y es indispensable una mejor educación para entender que afecta y disminuye el sistema inmune de los humanos y que es desde la casa donde se adquieren los hábitos saludables. Indicó que existen dos grandes mitos en torno a la obesidad, el primero es el creer que los niños pueden comer lo que sea y no les afecta, y el segundo son los pretextos como decir que somos de huesos anchos, tenemos pocos kilos de más y no va a pasar nada.

Finalmente la funcionaria consideró que campañas que invitar a una mayor actividad física, el nuevo etiquetado en los alimentos y hasta eliminar personajes de caricaturas de la conocida como comida chatarra sí es positivo, pero con resultados a largo plazo.

Son estrategias que deben ser sostenidas y llevadas a cabo a la par de una explicación clara de las afectaciones, enseñar desde las casas a cocinar y comer saludables y reforzarlo en las escuelas.