CIUDAD DE MÉXICO, 24 de septiembre de 2021.- A pesar de las diferencias que se tienen con el gobierno de Guanajuato, la coordinación entre autoridades estatales y federales llevó a la detención de dos presuntos responsables del atentado con explosivos que se registró en Salamanca, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En conferencia matutina de este viernes, el Jefe del Ejecutivo reiteró su desacuerdo con el largo periodo en el cargo del actual Fiscal Carlos Zamarripa, sin embargo, eso no impidió que se colaborara para esclarecer el crimen.

“Sostenemos que ya lleva mucho tiempo el fiscal de Guanajuato, que sigue estando en los primeros lugares de homicidios; pues aun con esa diferencia porque no han querido cambiar al Fiscal —y no es que nosotros estemos en contra del fiscal, es que no son buenos los resultados—, ayer, en colaboración del gobierno del estado, en colaboración con el Ejército, de las Fuerzas Armadas, de la Guardia Nacional, se logró detener a los responsables, se hizo una investigación conjunta, entonces tenemos que actuar en estos temas de forma coordinada, aunque cuando tengamos diferencias”, señaló en Palacio Nacional.

Por ello, ante el cuestionamiento sobre la seguridad en San Luis Potosí, el mandatario federal sostuvo que al igual que todo el país, en San Luis Potosí se va a garantizar la paz, la tranquilidad como lo merecen los potosinos, “y lo va a hacer el gobernador, y lo vamos a hacer nosotros, de forma coordinada”.

Este jueves, la Fiscalía General del Estado de Guanajuato informó la detención de dos personas por la bomba entregada en un paquete que explotó en el restaurante Barra 1604 de la colonia Insurgentes en Salamanca, Guanajuato y provocó la muerte de otras dos.

Los detenidos, por el crimen ocurrido el domingo pasado y que también dejó cinco heridos, son acusados de los delitos de homicidio calificado y homicidio calificado en grado de tentativa.

De acuerdo con evidencias periciales, se estableció que una mujer, identificada como Georgina N., solicitó el servicio de un motorepartidor de paquetería desde un domicilio ubicado en la calle Constituyentes, a 12 kilómetros de donde se ubicaban las víctimas del artefacto explosivo, que estaba embalado en una caja de madera.