MÉXICO, 13 de febrero del 2017.- Todos los tumores malignos que se presentan en niños se originan en la etapa embrionaria, y esto es un problema creciente asociado a mutaciones genéticas por exposición de los padres a sustancias tóxicas como solventes, aunque también influye vivir cerca de basureros, antenas de alta tensión o ríos que llevan desechos industriales, informó La Jornada.

Estos factores de alto riesgo explican 40 por ciento de los casos de cáncer en la infancia, aseguró Susana Anaya Aguirre, jefa del servicio de oncología pediátrica del Hospital General del Centro Médico Nacional La Raza del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Más información AQUÍ