QUERÉTARO, Qro., 4 de octubre de 2018.- Por falta de flujo financiero, la empresa Móvil Qrobús ha dejado de pagar la deuda que implicó la adquisición de las nuevas unidades de transporte cerca de 8 meses a diversas instituciones financieras, así lo reconoció Fernando Medina director General de la compañía.

El empresario expresó que aunado al incremento del 45% en el precio del combustible, el 25% en el costo de las refacciones y el salario del 30%, han debido responsabilizarse diversos adeudos derivado del mantenimiento de las unidades y del costo propio de las mismas, situación que ha impedido la cobertura de las obligaciones de esos préstamos.

“Lo importante para nosotros es el costo de los insumos, el aumento del diésel, de las refacciones y cuando compramos unidades nuevas también se incrementa nuestro costo porque tenemos que pagar intereses por el crédito que nos dan” dijo

En concreto se trata de una suma de 300 millones de pesos de los cuales 200 millones corresponde a la deuda al pago de proveedores de refacciones y otros 100 millones que se les debe a las casas financieras que dieron un crédito para la adquisición de las nuevas unidades.