ESTADOS UNIDOS, 6 de febrero 2020.- La inteligencia artificial del Alter 3 le permite dirigir una orquesta sin la necesidad de una batuta, ni de una partitura.

Pese a que tiene una serie de instrucciones que debe de seguir, el androide es libre de controlar el tempo y el volumen de un espectáculo en vivo, así lo asegura su técnico, Kotobuki Hikaru.

Una de las presentaciones más recientes de esta máquina fue la la ópera de “Scary Beauty” del compositor Keiichiro Shibuya, quien asegura que esta innovación puede determinar la forma en la que el ser humano se relaciona con la tecnología.

Este androide no posee forma humana debajo del área del pecho, pero fue dotado de manos y rostro para permitir la interacción con los músicos.