TORREÓN, Coah., 15 de enero de 2020.- Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), dio a conocer que el organismo ordenó el congelamiento de las cuentas de los señores José Ángel “N”, abuelo y del padre del niño de 11 años que disparó en un colegio en Torreón, Coahuila la semana pasada, por presuntamente lavado de dinero y defraudación fiscal.

“Recibimos una petición por parte del gobierno del estado de Coahuila y de las instancias encargadas de investigación patrimonial y económica. En lo particular encontramos flujo de recursos que no corresponden con él, digamos, forma usual de la señora Rebeca (“N”), de los señores José Ángel, padre e hijo, y esto ha generado la investigación correspondiente”, explicó el titular de la UIF.

Dijo que «el abuelo tiene 121 millones de pesos de flujo en efectivo hacia empresas, tiene en recepción de flujos de efectivo por 24 millones de pesos en sus propias empresas; la adquisición de seis vehículos de lujo en dos años: tres BMW, tres Jeep Cherokee, además de que la abuela tiene la adquisición de tres camionetas de lujo, además blindadas, transferencias de dinero hacia Estados Unidos y un problema de defraudación fiscal».

La información la dio a conocer el funcionario federal durante la reunión que este martes sostuvo con la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO).

Continúa en El Sol de la Laguna