QUERÉTARO, Qro., 10 de abril de 2018.-  Ricardo Anaya ha mentido reiteradamente en el caso de lavado de dinero por 54 millones de pesos en el que se le implica, según se desprende de la confesión que hizo un personaje clave en la investigación: el chofer del empresario queretano Manuel Barreiro.

Luis Alberto N, chofer de Barreiro, confesó este martes ante una juez que se prestó fungir como prestanombres en una operación simulada para beneficiar a Anaya, entonces presidente del PAN y hoy candidato de ese partido a la presidencia.

Por órdenes de Barreiro, amigo y socio de Anaya, Luis Alberto N. dio su firma para aparecer como propietario de la empresa Manhattan Master Plan Development, que pagó 54 millones de pesos a Juniserra, una compañía de Anaya y su familia.

“Mi cliente en ningún momento dado pagó o pudo haber adquirido la empresa Manhattan… a mi cliente únicamente lo que hacían era ponerle los documentos y firmarlos sin saber lo que estaba firmando”, explicó Patricio Kegel, abogado de Luis Alberto N.

En una declaración a medios a las afueras del Centro de Justicia Penal Federal del Estado de Querétaro, Kegel explicó que -dado que él solo fue utilizado por su jefe en la operación- su cliente puso a disposición a las autoridades la bodega que fue propiedad de Ricardo Anaya. “Esta bodega fue puesta a disposición del ministerio público quien actualmente ya la tiene”, apuntó Kegel.

Más información Aquí