MÉXICO, 14 de julio 2020.- El Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) que agrupa a negocios como tiendas de abarrotes, papelerías y carpinterías, registró una disminución de siete mil 104 contribuyentes entre abril y mayo, meses que la economía estuvo en confinamiento por el coronavirus.

En abril arrojó una caída mensual de 941 pagadores de impuestos, mientras que en mayo fueron seis mil 163, según el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

“Es gente que está abandonando su actividad productiva, porque no pudo sostener el tren de la crisis económica que generó el coronavirus a falta de estímulos fiscales suficientes”, comentó Federico Rubli, socio de MAAT Asesores.

Manuel Toledo, socio de Impuestos y Servicios Legales de Proactive Tax & Legal, añadió que, en este momento, pocos son los que piensan en emprender un negocio y darlo de alta ante el SAT.

El especialista recomendó a los causantes no darse de baja del RIF si planean regresar a su negocio.

“Es mejor declarar en cero mientras no tengan actividad, para evitar el papeleo de volverse a dar de alta”, sugirió.

Con información de El Heraldo