CIUDAD DE MÉXICO, 10 de mayo de 2020. — En México existen alrededor de 315 mil enfermeras y enfermeros, casi la mitad egresados de la UNAM, pero hacen falta 350 mil más para cubrir el déficit generado por esta pandemia y estar en condiciones de atender a los afectados, afirmó Rosa Amarilis Zárate Grajales, directora de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia (ENEO) de la UNAM.

En una población de más de 120 millones de personas, actualmente hay cerca de 2.4 de estos profesionales de la salud por cada mil habitantes, cuando deberíamos tener por lo menos 4.4, recalcó la especialista.

Zárate Grajales indicó que anualmente egresan a nivel nacional 20 mil estudiantes de enfermería, de los cuales mil 200 son de la UNAM.

En esta casa de estudios es una de las 10 carreras con alta demanda, que se ofrece en la ENEO y las FES Zaragoza e Iztacala, dijo a propósito del Día Internacional de la Enfermera, que se conmemora mañana 12 de mayo, con el lema “Llevando al mundo hacia la salud”.

Cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 2020 como primer Año Internacional del Personal de Enfermería y de Partería, nadie imaginó que enfrentarían el reto vocacional más agudo, subrayó.

Asimismo, refirió que de acuerdo con los registros de la Secretaría de Salud, entre 40 y 50 por ciento de las enfermeras cuentan con título y cédula de licenciatura, y el resto pertenece al sistema educativo técnico; son menos, en cambio, las que han obtenido una maestría o un doctorado.

“En nuestro país, el personal de enfermería ocupa cerca del 50 por ciento del total de los trabajadores del sistema de salud; en el mundo representan el 59 por ciento”, agregó la directora de la ENEO.

Todas contra el Covid 19

Más adelante, sostuvo que todas las enfermeras y enfermeros de este país trabajan contra la Covid 19, salvo quienes se encuentran en actividad docente.

“En la elaboración de políticas, manuales, investigación, docencia, atención… están en la primera línea de batalla, ya sea en centros comunitarios, en centros de atención vía telefónica o en los hospitales Covid”, puntualizó.

También hizo mención de la labor de alumnos de posgrado, quienes realizan alguna especialización, y de los pasantes en servicio social, que atendieron la convocatoria para acudir a instituciones de salud para colaborar en ellas “con todas las prestaciones”.

“Desde la UNAM, hemos luchado para que se reconozca a la enfermería como una disciplina con un rol ampliado de la práctica profesional, que ha avanzado hacia el posgrado; para que tenga visibilidad como una actividad de alto riesgo, que requiere mucha sensibilidad, no sólo conocimiento científico”, resaltó.

Rosa Amarilis Zárate consideró que el miedo, el temor, la impotencia y el desconocimiento han llevado a algunas personas a agredir al personal de enfermería, pero eso está cambiando.

Lee más en Quadratín México