CIUDAD FERNÁNDEZ, SLP., 5 de marzo 2021.- A 18 días para conmemorarse el Día Mundial del Agua en el Mundo tres mil millones de personas carecen del vital líquido hasta para lavarse las manos contra el mortal Coronavirus.

México consume el 80% de sus reservas anuales y San Luis Potosí padece de estrés hídrico alto por la sobreexplotación de sus acuíferos subterráneos; en la Huasteca los ríos, presas y arroyos llegaron a su estado crítico por la falta de lluvias.

Es tan grave la crisis del agua en el país que los gobernadores de 10 estados encabezados por el de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo solicitaron al Gobierno Federal una Declaración de Emergencia por sequía.

En la Huasteca más del 60% de los bordos de abrevadero están en el límite de capacidad, cientos se han secado y la presa La Lajilla de este municipio cuenta apenas con un 30% de su capacidad de almacenaje.

Ni siquiera los 10 decretos firmados por el presidente Enrique Peña Nieto en junio de 2018 para proteger a 45 millones de personas y garantizar el abasto del agua, para la protección de 82 Áreas Naturales Protegidas y 64 Humedales de importancia internacional o sitios Ramzar han servido de poco frente al consumismo irracional del agua y la contaminación.

La intención de Peña Nieto era transformar a México en una importante herramienta de conservación de la biodiversidad en beneficio de millones de personas, fauna y forestal.

Esos decretos garantizaban la disponibilidad de agua para los próximos 50 años considerando el crecimiento poblacional mediante evitar la sobreexplotación de las cuencas de los ríos Grijalva- Uzumacinta, Papaloapan, Pánuco, Costa Chica de Guerrero, Costa Grande, San Fernando-Soto la Marina, Santiago, Actopan- Antigua y Ameca igual que los decretos que firmó en 2016 y 2017 para protección de los ríos San Pedro-Mezquital, Fuerte y Coatzacoalcos que en total abarcaban 300 cuencas de las 756 que posee el país, en 20 estados.

Continúa en Quadratín SLP