QUERÉTARO, Qro., 14 de marzo de 2018.- El Secretario de Turismo Estatal, Hugo Burgos García, confirmó que se llevó a cabo la clausura de establecimientos que ofrecían la venta de bebidas alcohólicas, mejor conocidas como «micheladas» en el Pueblo Mágico de Bernal, los cuales no contaban con el permiso correspondiente.

Andy Martínez /Quadratín

Esto como parte de las acciones que se ejecutaron en Bernal debido a la venta excesiva de alcohol, situación que les fue observada por la Secretaría de Turismo Federal para mantener el nombramiento.

Sin embargo, aseguró desconocer el número de negocios clausurados y de los que se encontraban en operación sin tener la licencia correspondiente.

Del mismo modo, indicó que otro señalamiento que les hizo la autoridad fue sobre el ambulantaje. Al respecto, señaló que solicitaron al municipio de Ezequiel Montes que atienda la problemática, a través de la realización de operativos.

Burgos García, señaló que han sostenido reuniones con hoteleros, restauranteros y autoridades de Bernal para darles solución a las problemáticas.

También, reveló que la autoridad competente hará visitas a Bernal, aunque aclaró que no saben qué días podrían hacerlas.

Asimismo, el titular de la Secretaría de Turismo Estatal, recalcó que Bernal es el único de los cinco Pueblos Mágicos del estado que es revisado.

En enero pasado, Quadratín le dio a conocer que la autoridad federal revisaría que Bernal cumpliera las reglas para mantener el nombramiento de Pueblo Mágico.

Entonces, el Subsecretario de Innovación y Desarrollo Turístico de Sectur, Rubén Gerardo Corona González, confirmó que llevarían a cabo una evaluación para revisar que el Pueblo Mágico cumpliera con las reglas para mantener tal distinción.

Esto tras reconocer que un manejo inadecuado en la venta de bebidas alcohólicas y el comercio ambulante en la explanada de la Peña de Bernal podría restarle puntos.

Señaló que los 111 Pueblos Mágicos del país están en revisión y que a aquellos que cuentan con una problemática de basura, de comercio ambulante y que no tengan un manejo adecuado en la venta de las bebidas embriagantes, se les llama la atención para que mejoren las condiciones y cumplan la normatividad, pues de lo contrario, podrían estar en riesgo de perder el nombramiento.