VILLAHERMOSA, Tab., 13 de abril de 2018.- Emilio, un niño de apenas tres años, salió el pasado domingo a una tienda ubicada junto a su casa, en el poblado C-31 de Huimanguillo, Tabasco. Adentro del establecimiento, una enfermera que era su vecina y un cómplice lo plagiaron, lo sedaron y lo asfixiaron. Informa Excélsior.

Anoche, luego de más de 72 horas de búsqueda, el cuerpo del menor apareció dentro de una caja de cartón en una casa de seguridad ubicada sólo a dos casas de su hogar.

El niño llevaba tres días de fallecido, con señales de que fue asfixiado el mismo día que lo secuestraron; presentaba también diversas costillas rotas con rastros de maltrato y golpes.

«La Fiscalía de Tabasco se declaró consternada por este crimen atroz”. El fiscal Fernando Valenzuela Pernas expresó que la FGE cotidianamente trata con todo tipo de eventos trágicos, “pero este monstruoso crimen nos tiene conmocionados”, dijo.

 

Continúa aquí