MÉXICO, 18 DE JUNIO 2017.- La imagen es tan surrealista que, a primera vista, parece un montaje.
Sin embargo, para los habitantes del suroeste de Marruecos se trata de algo habitual, destaca BBC.
Desde hace años que están acostumbrados a ver paradas sobre las ramas de los árboles de argán (Argania spinosa) a cabras de distintos colores y tamaños.

En esta zona de clima seco, estos árboles son la única fuente de alimentación en determinadas estaciones del año.
Y, sin más que comer, las cabras no tienen otra opción que trepar.
Aprendizaje
Aunque son hábiles escaladoras, no nacieron sabiendo subirse a los arganes, que pueden llegar a crecer hasta una altura de 8 o 10 metros, sino que aprendieron en sus primeros meses y años de vida.

LEER MÁS AQUI