QUERÉTARO, Qro., 20 de febrero de 2019.- Ser ingeniero y tener experiencia en diversas empresas puede ser una buena carta de presentación para obtener un empleo, pero en la vida se presentan circunstancias adversas; para Juan Francisco Rosas fue su edad, pues con 70 años, fue despedido en octubre pasado de una fábrica automotriz donde laboró por varios años.

Él es originario de Querétaro, sus hijos migraron y es viudo, por lo que aquello que lo llenaba de vida se esfumó con su despido, pues ahora ha visto puertas cerradas por la edad, y el dinero de la liquidación se terminó.

Afirma que cuenta con el conocimiento en el área comercial y de ventas, pero al momento de dejar su currículum sólo quedan en hablarle y ha esperado cuatro meses esas llamadas.

Juan Francisco sólo busca una oportunidad para seguir activo, y afirma que la edad no es obstáculo, pues puede enseñar a las nuevas generaciones, además de que necesita el dinero para poder subsistir, pues existe incertidumbre de cómo serán sus últimos años de vida.

Como él, cientos de personas acudieron en busca de un empleo a la Feria del Jardín Guerrero, donde 43 empresas ofrecieron mil 600 plazas, a personas que buscan salir adelante.