Chapo fugaz; peor, imposible

 

De entrada aturde la sorpresa… y más al primer sorprendido, pasmado, debilitado y enfurecido Presidente de la República.

La segunda fuga del más malo de los malos es un golpe brutal al primer mandatario… y “gabinete” que lo acompaña; fracaso rotundo de las instituciones del sistema nacional de inteligencia y seguridad; una auténtica burla.

El túnel por donde escapó El Chapo Guzmán también conduce a Peña Nieto al abismo.

“Corridos” y leyendas agigantan el mito del todopoderoso, rico y famoso criminal; primero y único preso evadido dos veces –dos– de un penal de dizque máxima seguridad. En eso, el líder del Cártel del Pacífico ya es bicampeón mundial.

El Presidente de la República fue informado rumbo a París, durante una escala en Canadá. Pasó largo rato encerrado con el Canciller, el Secretario de Hacienda y el Jefe de la Oficina presidencial. No se dejó ver con la prensa. Bajó de las nubes desencajado, ojeroso y “abatido” –maldita palabra de moda–, secuelas de una larga noche aciaga.

Ante el ridículo nacional de alcance internacional, el Secretario de Gobernación fue regresado de la “gira” por Francia para coordinar las labores de búsqueda y (re)captura del “célebre” delincuente; viene con prisa.

El enemigo público número uno se burló de todos quienes presumieron su segunda captura como un trofeo; quienes se habían negado a extraditarlo a pesar de la exigencia gritona de Washington. “No volverá a pasar”, repetían entonces funcionarios federales –del Presidente para abajo– recordando cuando hace 14 años el líder del Cártel de Sinaloa también burló al ex presidente Vicente Fox, al huir –sin despeinarse– del penal de Puente Grande.

El Chapo planeo la segunda fuga durante casi 17 meses –504 días largos–… y logró en la realidad lo que sólo sucede en las películas.

¿Nadie dejó escapar al Chapo?; ¿Nadie se enteró de sus planes?; ¿Nadie vio ni escuchó algo?; ¿Nadie participó en la red de corrupción que supone un plan de ese calibre?; ¿Nadie se enteró del túnel que conectaba a la fortaleza de Almoloya con una obra en construcción?; ¿Nadie sucumbió la ley de plata o plomo?… sobran preguntas; faltan respuestas.

Mientras, los “memes” inundan las redes sociales; también la sociedad se burla.

EL MONJE LOCO: ¿Buscará Peña Nieto en Les Champs-Élysées un árbol prestado para llorar la “noche triste” en que se le apareció el demonio?. La fuga de El Chapo termina por demoler el escaso prestigio de una administración golpeada por escándalos inmobiliarios y tragedias vergonzosas –Tlatlaya, Ayotzinapa y/o Apatzingán–. Peor imposible.

@JoseCardenas1 | [email protected] | www.josecardenas.com