En el sitio algunos aficionados quitaron las vallas metálicas y «reventaron» la fila.