QUERÉTARO, Qro., 14 junio 2014.- El hombre ya no oculta sus sentimientos, sino es más abierto y poco a poco se aleja de los roles que muchos años le impuso una sociedad machista, aseguró el papá soltero Marco Antonio.

 

En entrevista, Marco Antonio relata que enviudó a los cinco años de casado y debió hacerse cargo de sus hijas Claudia y Vanesa, de apenas tres y dos años de edad en aquel momento, respectivamente, lo cual le cambió la vida y tuvo que asumir el doble rol familiar, dijo Notimex.

 

“Fueron tiempos muy difíciles porque no estaba en mi proyecto de vida quedarme sin mi pareja unos años después de casarnos y con dos hijas que necesitan también de su madre”, continúa Marco Antonio, quién trabaja para una empresa de montacargas.

 

Originario de Veracruz, pero con 10 años de residencia en Querétaro, el entrevistado recuerda que cuando enviudó debió enfrentar el duelo, pero también se enfrentó con los comentarios machistas de familiares y amigos.

 

“Hubo personas que me dijeron que debía buscar con quién casarme, pues alguien debía hacerse cargo de mis hijas, lo cual yo consideré absurdo porque la vida nos da golpes que en realidad son oportunidades para salir adelante”, asevera.

 

Actualmente sus hijas tienen siete y ocho años de edad, cursan la educación primaria y en la tarde practican actividades deportivas y artísticas, sin que ello implique un problema de tiempo y espacio para Marco Antonio.

 

En ese sentido, refiere que su día comienza a las 06:00 horas al despertarse los tres y prepararse para ir a la escuela y el trabajo.

 

“Mis hijas ya comprenden la situación y saben las actividades que les corresponde cada día, saben que deben asearse, mantener limpio su uniforme, desayunar y preparar sus útiles escolares, mientras yo hago lo propio”, indica.

 

Abunda: “A las 07:30 horas salimos de casa rumbo a la escuela y luego yo me dirijo a la oficina, para posteriormente vernos cerca de las 14:00 horas para comer y continuar con las actividades de la tarde”.

 

Marco Antonio dice estar cierto que no necesitó buscar una segunda esposa para que se hiciera cargo de sus hijas, pues afirma que ha podido con el “paquete” de ver por ellas, educarlas y convivir en familia.

 

Reitera que la mentalidad de los hombres ha cambiado mucho, pues hoy es muy común ver a papás solteros o aún casados que realizan actividades que antes eran consideradas exclusivas de las mamás.

 

Enumera que él y otros amigos padres de familia muchas veces portaron rebozos “porta-bebe”, dieron biberón a sus hijos, cambiaron pañales y cantaron canciones de cuna, entre otras actividades.

 

“Esa es la mentalidad machista que prevaleció y que todavía persiste en muchas personas, pero afortunadamente ha cambiado mucho”, hace hincapié.

 

Marco Antonio dice que a pesar de la gran pérdida de su esposa, vive agradecido de poder educar a sus hijas y convivir con ellas sin la necesidad de buscar una persona que le apoye en ese sentido: “a pesar de mi eterna tragedia, estoy orgulloso de ser papá soltero”.