QUERÉTARO, Qro., 25 de enero de 2015.- Mauricio Reyes Caracheo, superintendente de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el estado de Querétaro informó que en la entidad no hay morosidad en el pago de la energía; sin embargo, se ha descubierto gente que se roba el servicio y el organismo tiene la capacidad cobrar recargos de hasta dos años por el uso de electricidad de manera irregular.

“En la entidad detectamos durante el 2014 entre de mil 800 a dos mil servicios que no estaban regulares, en zonas regulares e irregulares, ya que hay gente que quiere usar el servicio y no pagar la energía como debe ser, y se conecta de forma indebida en zonas regulares”.

De acuerdo al superintendente, no hay una zona en específico donde se presente este ilícito, ya que se encuentran estos robos en todas las zonas y de todos los niveles socioeconómicos.

“Aunque los descubrimos, no los multamos necesariamente, sin embargo se les calcula la energía que no pagaron y eso es lo que ellos sienten como multa, por ley nosotros encontramos un servicio y la ley establece que podemos cobrarle dos años atrás, y entonces hacemos una cálculo de lo que se está consumiendo por 24 meses y eso es lo que se le cobra al infractor”.

Informó que como pago de estas acciones la CFE tiene recibos muy variables que pueden ir de cuatro hasta cinco mil pesos, o de los 150 mil a los 200 mil pesos, dependiendo de la zona y del nivel socioeconómico.

“Estamos hablando que en estos casos se incluyen comercios, no es un problema grave actualmente, pero si no lo atendemos podría hacerse grave y por ello tenemos un programa permanente buscando estos servicios para regularizarlos, nosotros hacemos una búsqueda en todos los rubros, no nos vamos solo en el habitacional, buscamos el comercial, el industrial y el de servicios”.

Asimismo, dijo que en la industria es poco probable que se recurra a estas prácticas, ya que está más controlada con dispositivos con mayor tecnología que informan a la CFE cuando la gente trata de ‘meterle mano’ a la energía y no pagar su consumo.