QUERÉTARO, Qro., 30 enero 2015.- La pipa que se siniestró en el sótano del Hospital Materno Infantil en Cuajimalpa, DF., tenía a penas 10 días de haber sido revisada y aprobada para su utilización, explica el subdirector de Gas Expréss Nieto en el Distrito Federal, Julio Larrondo.

Aseguró que como empresa son constantemente revisados por los especialistas aprobados por la Secretaría de Energía, incluso, esa pipa y otro equipamiento había sido verificada el 19 de enero.

“Por ser una empresa regulada, observamos los protocolos de seguridad al momento de que se hace por los operadores, se avisó a planta, central de fugas que es especializada en este tipo de contingencias”.

Agregó que están en contacto con la compañía aseguradora y estarán atentos a lo que se determine por parte de las indagatorias que se realizan, pero por lo pronto, uno de los responsables de la unidad por parte de la empresa gasera se encuentra delicado de salud debido a que fue quien recibió el primer impacto.

Por lo pronto, los operadores se encuentran internos en el Hospital Balbuena y se encuentran en calidad de testigos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

“Tenemos que esperar los resultados de los distintos dictámenes periciales que seguramente serán rendidos en la investigación y al momento por el contrato que tenemos con los operadores es darles toda la asistencia médica y legal, pero si de las investigaciones y peritajes resultara por ahí que hubo negligencia en automático acatará la determinación en este sentido y se harán frente a las responsabilidades que se determinen”.

Insistió en que el equipo cumplía con las condiciones normales, “al igual que los implementos, la bomba y la manguera (…) la norma aun cuando es acuciosa no establece que el equipo se verifique de manera cotidiana”.