QUERÉTARO, Qro., 8 de diciembre 2015.- Con la intención de pintar los puentes del municipio, la administración encabezada por Marcos Aguilar Vega retira una enredadera lograda y en condiciones adecuadas.

Derivado del anuncio que hiciera en días recientes el Presidente Municipal Marcos Aguilar, en el que se pintarían los puentes del municipio a fin de mejorar la visión urbana, el Coordinador Municipal del Partido Verde Yairo Marina Alcocer, mostró su rechazo ante lo que dice, es una medida costosa e innecesaria.

En un comunicado de prensa, dio a conocer que un ejemplo claro es el puente que está ubicado sobre paseo Constituyentes a la altura del cruce de Jardines de la Hacienda y Campestre, ya que tenía crecida una enredadera y ya fue retirada por personal de la secretaria de servicios públicos.

“Vemos negativa la forma en la que están actuando, desmontar una enredadera bien puesta, que no es por ningún motivo una causa de contaminación visual, si se quiere transitar a un modelo de sustentabilidad urbana, la presidencia se debe informar y no actuar a capricho o improvisación”.

Mencionó que las áreas verdes del municipio por muy pequeñas que están sean, son factores que determinan la calidad ambiental urbana, íntimamente relacionada con la calidad de vida.
Marina Alcocer, agregó que este es un pésimo mensaje a la ciudadanía si esta se pretende sea la dinámica en la que se va a gobernar, sin consultar a la ciudadanía; “antes que pensar en nuevos impuestos para el municipio, se debe replanar la forma en que se va a aplicar el recurso y que éste se justifique realmente en cosas que la población necesite”.
Es importante que la ciudad ayude a garantizar espacios y acceso de infraestructura para la población, promoviendo la integración social, respetando las áreas verdes que le dan sentido a la ciudad, así como impulsar las zonas deterioradas.
Para finalizar, explicó que esta medida es un franco retroceso ante lo que se impulsa desde el Partido Verde, que es un modelo de ciudad en el que la sustentabilidad urbana no debe significar un freno al desarrollo económico del municipio sino que debe ser entendida como la única vía para asegurar su competitividad a largo plazo.