En su tercer y último informe de trabajo, el magistrado presidente del Poder Judicial defendió la fecha de cambio para el nuevo Sistema Penal Acusatorio; asimismo destacó el aumento de los divorcios.

 

QUERÉTARO, Qro., 6 de julio de 2015.- El gobernador electo Francisco Domínguez Servién encontrará un Poder Judicial trabajando y dispuesto a colaborar en la sinergia de trabajo fundamental para la impartición de justicia y un clima de paz, señaló el magistrado presidente Carlos Septién Olivares, al rendir su tercer y último informe de trabajo.
En sesión extraordinaria, pública y solemne en el Teatro de la República, el magistrado externó su preocupación por el crecimiento de algunos temas, como el divorcio, que se elevó en 4.37 por ciento de julio a la fecha y que representó casi el 29 por ciento de los juzgados, con una tendencia al alza en Querétaro, San Juan de Río y Amealco.
Al destacar la figura imparcial del Tribunal Superior de Justicia, afirmó que el tema de la justicia “no se escamotea, no se regatea, no se banaliza”, porque es el sostén de la gobernabilidad y de la solución pacífica, de manera que no puede detenerse.
Frente al gobernador José Calzada Rovirosa, el magistrado destacó la creación de cinco nuevos juzgados y de tribunales de justicia penal, para un total de 74 jueces, 52 de primera instancia y 22 menores, ya que en esta administración judicial la plantilla de jueces se incrementó con 14 plazas más.
Respecto al Consejo de la Judicatura, al que reconoció como un órgano de excelencia y dotado de transparencia, subrayó que para garantizar el buen funcionamiento del Poder Judicial, impuso sanciones que van desde apercibimientos hasta destituciones.
“Reprobamos a las juezas y jueces con actitud soberbia en su servicio, distantes, autoritarios e insensibles con la ciudadanía”, puntualizó, al pronunciarse a favor de la justicia cercana.
Agregó que esta es una institución en crecimiento, de manera que la plantilla de jueces se incrementó en 24 por ciento e hizo un reconocimiento a las magistradas y magistrados que buscan el desarrollo de este tribunal, pese a la carga de trabajo, ya que tan solo los juzgados civiles recibieron 32 mil expedientes de julio del 2014 a la fecha.
Los procesos familiares, advirtió, continúan con un crecimiento, con 15 mil 500 expedientes, 172 mil 905 promociones y 418 mil acuerdos. En ese periodo se desahogaron 16 mil audiencias y se dictaron 5 mil sentencias.
“Las acciones con más incidencias en materia familiar son las relativas al divorcio, que comprende casi el 29 por ciento. Un incremento de 4.37 por ciento. Los juzgados con más incremento corresponden a Querétaro, le sigue San Juan del Río y Amealco”, destacó.
En materia de recursos, destacó que se recibió un presupuesto superior a los 676 millones de pesos, que representó más del 2 por ciento del presupuesto del estado y significó un incremento del 10.6 por ciento en comparación del año anterior, además que se obtuvieron 22 millones de pesos de ingresos propios.
Luego de que se fue la luz en el Teatro por menos de un minuto, pausa que aprovecharon los asistentes para aplaudir al magistrado, Carlos Septién subrayó que se crearán cuatro salas académicas de capacitación.
Recordó que desde que inició su periodo como presidente, consiguió la gratuidad del sistema de consulta de expedientes, por medio de la red de Internet, de manera que “podemos afirmar, al día de hoy, que en todo el estado, el servicio es gratuito, lo cual no se observa en cualquier otro Tribunal de la República”.
Asimismo, subrayó la creación de la unidad de equidad de género, que impulsará la perspectiva de género y no discriminación, lo que complementa el esfuerzo para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer.
Carlos Septién defendió que el cambio de fecha de la entrada en vigor de la tercera etapa del Sistema de Justicia Penal Acusatorio no fue “desafortunado”, sino un acuerdo entre los tres poderes de justicia para garantizar su éxito.
“Es un compromiso generado por los tres poderes del estado para garantizar el éxito en la encomienda. Seguimos y seguiremos trabajado pugnando porque se consolide la instauración de la tercera y última etapa del sistema penal de justicia acusatorio”, afirmó.
En este periodo, también se amplió el centro de convivencias familiares, conformado por un área de tres mil 74 metros cuadrados, que “debe ser un espacio transitorio, no permanente, para que las personas en situación de conflicto allanen sus diferencias, ya que el mejor lugar de convivencia entre padres, madres, hijos e hijas, sea en su propio ambiente”.
En ese lugar conviven 630 personas en diferentes horarios y días, por lo que era necesario darle un espacio más digno para su operación.
Agregó que se presentaron una serie de reformas al sistema de justicia oral familiar y se logró el compromiso del diputado Luis Bernardo Nava, presidente de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia, de aprobarlas de manera inmediata.