El 40 por ciento de las personas mayores de 60 años son hipotiroideas; el 70 por ciento de los enfermos hipertiroideos no se curan con tratamiento farmacológico

QUERÉTARO, Qro., 7 de marzo de 2016.-“La glándula tiroidea afecta nueve veces más a mujeres que a hombres, en un promedio de diagnóstico de 30 años en adelante, mientras más aumente la edad el hipotiroidismo es más frecuente, y en personas de 60 años el 40 por ciento de la población es hipotiroidea”, informó Jessica Bernal, endocrinóloga en el Hospital General número uno del Instituto Mexicano del Seguro Social en Querétaro.

La tiroides es una glándula localizada en el cuello, superficialmente por delante de la tráquea, y genera las hormonas tiroideas que regulan el metabolismo, además del pensamiento, la función cardiaca, presión, riñones e intestino. Existen dos alteraciones de la función tiroidea que afectan al cuerpo: el hipotiroidismo ―la glándula no funciona y deja de producir glándulas tiroideas― e hipertiroidismo o exceso y función de glándula tiroidea.

Cuando hay una disfunción en la producción de glándulas tiroideas, hay un enlentecimiento en la calidad de vida del paciente, el cual puede presentar un cuadro de depresión, empezar a olvidar cosas importantes, sueño, cansancio, dolor articular, piel seca y estreñimiento; en caso de hipotiroidismo, se hinchan, temblor, palpitaciones, insomnio, taquicardia e irritabilidad, nervios, lesiones dérmicas, pérdida de peso, boceo ―aumento de la glándula tiroidea―, incremento de peso y, en las mujeres, alteraciones en el ciclo menstrual, además de problemas de infertilidad.

El tratamiento es distinto para ambas disfunciones tiroideas, el hipotiroidismo refiere medicamento que sustituya la hormona tiroidea; el hipertiroidismo se inicia con procedimiento farmacológico para bloquear la función de la glándula y controlar los síntomas, el 70 por ciento de los pacientes hipertiroideos no se curan con medicamento, por lo que se recomienda aplicar yodo radioactivo y destruir la tiroides, de esta manera el paciente será hipotiroideo y será más fácil controlar su padecimiento.

Se recomienda después de los 30 años de edad acudir a su médico y solicitar un perfil tiroideo para descartar o comenzar a tratar algún padecimiento tiroideo y de esta forma prevenir complicaciones.