TEQUISQUIAPAN, Qro., 20 octubre 2013.- Al menos 400 niños migrantes, que viajan solos por el territorio nacional, han pasado por la Estancia del Migrante González y Martínez en lo que va del año, informó Martín Martínez Ríos, fundador de la organización, reportó Notimex.
En entrevista, dijo que entre la indiferencia de una parte de la población de Tequisquiapan, Querétaro, donde trabaja la organización, y el encono de otros a quienes se les ha hecho creer que los migrantes son delincuentes, la Estancia trata de ofrecer las mejores condiciones a esta población flotante.
Agregó que se trata de niños que van «a la buena de Dios» a buscar a su mamá o a su papá, quienes «viven en Estados Unidos», pero sin tener siquiera una idea concreta de en qué estado de la Unión Americana buscarlos, lo cual los coloca en situaciones muy vulnerables.
Martínez Ríos observó que aun cuando en este año se ha notado una diminución en el número de migrantes sin documentos (a esta fecha tal vez habrán pasado por Querétaro cerca de 600 mil, que equivalen a 90 por ciento de todo el flujo sur-norte en México), el problema es grande y hay más casos de mujeres y niños.
Afirmó que la Estancia a su cargo procura persuadir a los niños no acompañados a quedarse unos días para ayudarles a buscar a sus padres o bien a regresar a su país, «pero es muy difícil convencer a los migrantes de que vuelvan».
Además, dijo, algunos sectores de la ciudadanía en Tequisquiapan ignoran el problema (a pesar de estar a la vista) y otros, al parecer, azuzados por el párroco de la localidad creen que son delincuentes que merecen ser detenidos y deportados.
Aunque reconoció el apoyo del Obispo de Querétaro, Faustino Armendáriz, así como del sacerdote de la parroquia de San Juan del Río, consideró que sería importante el apoyo de la Iglesia Católica en su conjunto en Querétaro, para convencer a la ciudadanía de que los migrantes no son un peligro.
Martín Martínez explicó que los migrantes en Querétaro sólo van de paso y no les interesa quedarse en la entidad, por lo cual no significan ningún riesgo para la entidad, pues además no se trata de criminales, como se ha hecho creer.
En otro tema, el fundador de la Estancia del Migrante pidió a los gobiernos estatal y municipal de Querétaro, que reconozcan el acuerdo de agosto de 2012, que le otorgó en donación un predio de 774 metros cuadrados para construir un albergue en forma.
Aunque existe el proyecto de la Escuela de Arquitectura del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (campus Querétaro) y un diagnóstico del tema muy profesional, elaborado por esa universidad, la de Querétaro y la UIA, no se ha querido entregar el predio, añadió.

Sostuvo que el gobierno municipal se ha negado a reconocer esta donación acordada por el Cabildo, a pesar de que ya se publicó en la Gaceta Municipal, y el gobierno estatal también dice desconocerlo.
Martínez Ríos hizo un llamado a las autoridades de ambos niveles de gobierno a dar cumplimiento a los acuerdos y a que reconozcan que los migrantes sí pasan por Querétaro, no son delincuentes y merecen un lugar digno de apoyo de la sociedad civil organizada.