Madrigueras y madruguetes.

No aparecen los desaparecidos, pero han caído los evadidos.

“Algo es algo” diría el irremediable optimista…

José Luis Abarca y la ex guapa María de los Ángeles Pineda serán piezas clave para tratar de completar el rompecabezas del pavoroso caso Ayotzinapa, sin embargo la captura de la pareja imperial igualteca no resulta suficiente para terminar con el drama que mantiene secuestrado al México informativo desde hace cuarenta días.

Abarca y su dominante reina de corazones son importantes pero no determinantes. Ya veremos.

Ha trascendido que en los interrogatorios de la PGR, poco han aportado para dar con el paradero de los jóvenes secuestrados.

De ser así, el efecto positivo de la plausible y ruidosa detención podría revertirse. La bocanada de oxígeno que supondría la captura del enemigo público número uno y su nada recomendable esposa desalmada, podría agotarse en un santiamén.

Hace una semana, en la reunión con padres y familiares de los normalistas desaparecidos, el procurador Jesús Murillo Karam mencionaba la falta de dos piezas para tener certeza de lo ocurrido; seguramente se refería a los Abarca, pero también es un hecho que mientras crece el número de detenciones se reduce el margen de maniobra del titular de la PGR.

¿Cuántos sospechosos más necesitan ser capturados para saber la verdad de la tragedia de Ayotzinapa, si con medio centenar de confesiones aun no se ha llegado a la verdad?

Si la SEIDO no obtiene pistas claras, la esperanza generada por la captura de la célebre pareja se transformará en frustración, lo cual aumentará la indignación de las familias agraviadas al igual que el reclamo social. La marcha de ayer –de Los Pinos al Zócalo– es certeza contundente: lo único que importa es el destino de los normalistas.

Por lo pronto, el gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, da a conocer algo relevante. Según testimonios de comunitarios y normalistas, los 43 desaparecidos habrían estado en los municipios de Teloloapan y Cuetzala, divididos en dos grupos; no hay evidencia de que estén muertos…

A propósito, ¿El ex gobernador Ángel Aguirre será requerido porque mucho sabe y poco ha dicho?.

Mientras tanto en el DF, al encamado Miguel Ángel Mancera se le baja el azúcar del susto; ordena investigar cómo fregados” llegaron a Iztapalapa el zorrillo Abarca y su altanera pareja. A Mancera se le paran los pelos por aquello de que los prófugos fueron a dar a una madriguera posiblemente bajo la protección de perredistas; según la diputada Aleida Alavez –iztapalapense incondicional de René Bejarano– Santa María Aztahuacán es un enclave dominado por Los Chuchos de Nueva Izquierda. Por cierto, esa papa caliente, quema, y el ardor de Carlos Navarrete no se quita con picrato; tampoco el raspón que le arrimaron a El Jaguar de la Sierra –Armando Ríos Piter– luego del mezquino saludo enviado por el “club de la mano amiga de su partido-partido” para dinamitar las ansias del senador por la candidatura perredista al gobierno de Guerrero…

EL MONJE LOCO: El dizque “diálogo” convocado por estudiantes y autoridades del Poli va en camino de convertirse en un “rollazo” interminable. Los jóvenes burros blancos –y caprichosos– le dan vuelta a la noria con la presencia de desvalidos burócratas de la SEP.

El monólogo estudiantil repite la misma canción: “necesitamos hablar con quienes tengan capacidad de solución, no con funcionarios menores”. Sin embargo, lo importante para trabajar y avanzar en el IPN no aparece en el discurso de los politécnicos por ninguna parte.

Corre la quinta semana del “paro” y el tiempo se pierde… se diluye entre los dedos como el agua. Todo es puro “hablablablar”, eso sí por 11 TV, ¿El canal de las querellas?

@JoseCardenas1 | [email protected] | josecardenas.com.mx