MÉXICO, DF, 12 de diciembre de 2014.- En Milena o el fémur más bello del mundo, ganadora del Premio Planeta 2014, el autor mexicano Jorge Zepeda Patterson (Mazatlán, 1952) utiliza la narrativa para mostrar horrores que de otra manera serían muy difíciles de explicar en sociedades que, de una u otra manera, se han hecho cómplices de las redes de trata al mostrarse complacientes con la prostitución y el sórdido mundo que la rodea, sin pensar en que las mafias del crimen organizado secuestran, abusan y esclavizan a mujeres y niñas –y también hombres- para aprovecharlas en negocios que resultan más redituables que el tráfico de drogas.

Para Jorge Zepeda Patterson escribir novelas es un ejercicio que “te transforma como persona. Te das cuenta de las pulsiones, de las motivaciones internas para amar o desamar, las lógicas que puede haber detrás de la frustración”, y le permite ahondar en temas que devoran vidas y transforman brutalmente a sus víctimas, como es el caso del tráfico y la explotación humana, tema de su nueva novela Milena o el fémur más bello del mundo.

“Milena es una chica croata que es capturada e introducida en redes de tráfico de personas, una mujer bellísima y que será prostituida durante una década en la Costa del Sol, en España, donde se da el más alto nivel de turismo de elite. Después de varios intentos de fuga frustrados, toparse con los Azules será un resquicio para la esperanza. Es la historia de una mujer que debido a su belleza trágica, acaba siendo víctima de esa hermosura por la manera en que el sistema la captura”.

Milena o el fémur más bello del mundo, de Editorial Planeta, es una muestra de la manera en que operan las redes de trata entre países de Europa del este, España y México, donde encuentran el aderezo de la corrupción política que permite y solapa esas actividades.

“Los vínculos de la ficción y la realidad a lo largo del texto son estrechos. El autor se ha tomado pocas libertades en beneficio de la trama que recorre esta novela”, dice Zepeda Patterson, primer mexicano galardonado con el Premio Planeta en 63 ediciones. “En cuanto a la descripción de las implacables redes de esclavitud sexual, no hay libertad literaria alguna”.