Cada temporada decembrina, y al no haber quien la cuide, Mariquita acompaña a su hija, María Guadalupe, a la capital queretana a vender productos con motivo de las fiestas navideñas.